ACCESSIBILITY Accessibility

Flúor

 
(503) 262-1996

El flúor es el agente más efectivo disponible para ayudar a prevenir el deterioro dental.  Es un mineral que se encuentra naturalmente presente en diferentes cantidades en casi todos los alimentos y suministros de agua. Los beneficios del flúor se conocen desde hace más de 50 años y son sustentados por numerosas organizaciones de la salud y profesionales. 

El flúor actúa de dos formas: 

El flúor tópico: fortalece los dientes una vez que salen, ya que se filtra a la superficie externa del esmalte dental, volviendo el diente más resistente al deterioro.  Obtenemos el flúor tópico usando el flúor contenido en productos odontológicos tales como pasta de dientes, enjuagues bucales y geles. Los odontólogos e higienistas dentales generalmente recomiendan que los niños reciban una aplicación profesional de flúor dos veces al año durante los exámenes dentales.

El flúor sistémico: fortalece los dientes que han salido y también aquellos en desarrollo debajo de las encías.  Obtenemos flúor sistémico de la mayoría de los alimentos y del suministro de agua de nuestra comunidad.  También se encuentra disponible como suplemento en gotas o gel y puede ser indicado por su odontólogo o médico.  En general, las gotas de flúor se recomiendan para infantes, y los comprimidos son adecuados para niños hasta la adolescencia.  Es muy importante controlar las cantidades de flúor que ingiere un niño.  Si se consume demasiado flúor mientras se están desarrollando los dientes, puede producirse una afección denominada fluorosis (manchas blancas en los dientes).

Aunque la mayoría de las personas reciben flúor del alimento y el agua, en ocasiones no se suficiente para ayudar a prevenir el deterioro.   Su odontólogo o higienista dental pueden recomendar el uso de tratamientos de flúor domésticos o profesionales en los siguientes casos:

  • Cavidades profundas y fisuras en las superficies de masticación de los dientes
  • Superficies de raíces expuestas y sensibles
  • Hábitos de higiene oral regulares a malos
  • Frecuente consumo de azúcar y carbohidratos
  • Exposición inadecuada al flúor
  • Flujo inadecuado de saliva debido a ciertas medicaciones o tratamientos médicos
  • Antecedentes recientes de deterioro dental

Recuerde, el flúor por sí solo no previene el deterioro dental.  Es importante cepillarse los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental regularmente, comer comidas balanceadas, reducir el consumo de azúcar y visitar al odontólogo regularmente.

Healthy Smiles

What does your smile say about you? Let us help you radiate confidence with a healthy smile.

Testimonials

Testimonials

View More