ACCESSIBILITY Accessibility

Emergencias odontológicas

 
(503) 262-1996

Las emergencias odontológicas son bastante atemorizantes y a menudo dolorosas. Casi siempre se requiere tratamiento inmediato para aliviar el dolor y asegurarse de que los dientes tengan la mayor posibilidad de sobrevivir.

Algunas veces, los dientes se fracturan por un traumatismo, por el rechinamiento o por morder objetos duros. En otros casos, los empastes, las coronas y otros dispositivos de restauración pueden dañarse o salirse de la boca por completo. Si existe un dolor intenso, es fundamental que programe una consulta con el odontólogo lo más pronto posible. El dolor que provocan las emergencias odontológicas casi siempre empeora si no recibe tratamiento, y los problemas dentales pueden poner en riesgo la salud física.

Tipos de emergencias odontológicas y cómo resolverlas

Dientes avulsionados (dientes salidos): si un diente se ha salido de la boca, es fundamental consultar a un odontólogo en forma inmediata. Cuando un diente sale de la boca, se dañan los tejidos, nervios y vasos sanguíneos. Si el diente puede volver a colocarse dentro de su alvéolo en el lapso de una hora, existe la posibilidad de que los tejidos crezcan para volver a brindarle soporte al diente.

Estos son algunos pasos a seguir:

  1. Llame al odontólogo.
  2. Recoja el diente por la corona y enjuáguelo con agua tibia. NO toque la raíz.
  3. Si es posible, vuelva a colocarlo en su alvéolo; si no, acomódelo en el lado interno de la mejilla.
  4. Si no puede colocarse el diente en la boca, colóquelo en un vaso de leche, saliva o agua como último recurso. Es importante evitar que el diente se seque.
  5. Acuda al odontólogo de forma rápida y segura.

El odontólogo intentará volver a colocar el diente en su alvéolo natural. En algunos casos, el diente volverá a fijarse, pero si los mecanismos internos del diente están muy dañados, podría requerir un tratamiento de conducto.

Pérdida de empaste o corona

A menudo, una corona o un empaste se sueltan al comer. Cuando esto ocurre, el diente afectado puede ser extremadamente sensible a los cambios de temperatura y presión. Las coronas generalmente se sueltan cuando el diente debajo de ella se está cariando. La caries provoca cambios en la forma del diente, lo cual implica que la corona ya no encaja en él.

Si la corona se ha salido de la boca, programe una consulta odontológica lo más pronto posible. Mantenga la corona en un lugar fresco y seguro, ya que existe la posibilidad de que el odontólogo pueda volver a colocársela. Si la corona está fuera de la boca durante un largo período de tiempo, el diente podría moverse o sufrir un daño mayor.

Si el odontólogo no está disponible de inmediato, siga estos pasos:

  1. Aplique aceite de clavo de olor sobre el diente para aliviar el dolor.
  2. Limpie la corona y colóquela sobre el diente con cemento dental. Puede comprarlo en la farmacia local.
  3. Si pierde la corona, unte la superficie del diente con cemento dental para aliviar las molestias.
  4. NO utilice ningún tipo de pegamento para pegar la corona.

El odontólogo examinará la corona para saber si aún encaja. Si lo hace, volverá a colocarla sobre el diente. Si se observan caries, las tratará y se fabricará una nueva corona.

Piezas dentales agrietadas o rotas

Los dientes son fuertes, pero aún así, son propensos a sufrir fracturas, grietas y roturas. Algunas veces, las fracturas pueden ser un tanto dolorosas, pero si se extienden hasta la raíz, es probable que el dolor sea extremo. Las fracturas, grietas y roturas pueden tener distintas formas, pero generalmente son el resultado de un traumatismo, del rechinamiento o la mordida. Si el diente se ha fracturado o agrietado, no existe otra alternativa que consultar al odontólogo lo más pronto posible.

Cuando se ha desprendido una parte del diente, estos son algunos pasos que puede seguir en el hogar:

  1. Llame al odontólogo.
  2. Enjuague el fragmento del diente y la boca con agua tibia.
  3. Coloque una gasa en la zona durante diez minutos si observa hemorragia.
  4. Colóquese un paño frío y húmedo sobre la mejilla para minimizar la inflamación y el dolor.
  5. Cubra la zona afectada con cemento dental de venta libre si no hay forma de consultar al odontólogo de inmediato.
  6. Aplíquese un analgésico tópico.

La naturaleza de la rotura o fractura limitará lo que el odontólogo pueda hacer. Si una fractura o grieta se extiende hasta la raíz, el tratamiento de conducto podría ser la única forma eficaz de retener el diente. En el caso de una rotura completa, el odontólogo generalmente podrá volver a colocar el fragmento sobre el diente como medida temporaria.

Diente desplazado o suelto

Cuando un diente se desplaza o se sale de su alvéolo debido a un traumatismo o a una caries, podría ser posible salvarlo. Si el diente permanece en la boca y unido a los vasos sanguíneos y nervios, existe una buena posibilidad de que no sea necesario realizar un tratamiento de conducto.

Es importante llamar al odontólogo de inmediato para programar una consulta. Mientras tanto, utilice una compresa fría y medicamentos de venta libre para aliviar el dolor. El odontólogo volverá a colocar el diente y le colocará tablillas para estabilizarlo. Si el diente no sana, podría ser necesario realizar un tratamiento de conducto.

Si tiene alguna pregunta o inquietud acerca de las emergencias odontológicas, consulte a su odontólogo.

Healthy Smiles

What does your smile say about you? Let us help you radiate confidence with a healthy smile.

Testimonials

Testimonials

View More