ACCESSIBILITY Accessibility

Apicectomía

 
(503) 262-1996

Las piezas dentales se sostienen firmemente en su lugar gracias a fuertes raíces que se extienden hasta el interior del hueso maxilar. Los molares y premolares suelen tener varias raíces, mientas que los incisivos frontales solo tienen una raíz. El extremo o punta de cada raíz se llama ápice. El ápice es el punto donde los nervios y los vasos sanguíneos ingresan en las piezas dentales y ayuda a irrigar sangre a la corona (la parte del diente que puede verse en la boca).

Un tratamiento de conducto implica la limpieza de los conductos y la eliminación del tejido infectado e inflamado dentro de la raíz. Cuando la inflamación o infección persiste después del tratamiento de conducto, podría ser necesaria una apicectomía. Una apicectomía es básicamente la eliminación del ápice (o punta de la raíz), seguida de un procedimiento de empaste para sellar la raíz y evitar futuras infecciones. Si no se tratan, las raíces infectadas pueden dañar a otras piezas dentales, propagar la infección y provocar la regresión del maxilar.

Motivos de la apicectomía

El tejido blando infectado e inflamado que rodea la raíz de una pieza dental puede ser extremadamente doloroso y debilitante. El propósito de la apicectomía es eliminar la infección en el tejido y en última instancia preservar la función de la pieza dental y evitar su extracción. Los odontólogos pocas veces contemplan la apicectomía a menos que no se hayan logrado resultados con el tratamiento de conducto.

Existen varios motivos por los cuales un paciente podría necesitar una apicectomía:

  • Pequeñas ramas de raíces contiguas: las raíces son extremadamente complejas y pueden tener muchas ramas diminutas. Si estas ramas diminutas no pueden limpiarse y sellarse mediante el tratamiento de conducto, la inflamación puede persistir.
  • Conducto radicular obstruido: en algunos casos, el odontólogo no puede limpiar eficazmente un conducto radicular debido a que se encuentra obstruido por una lima fracturada que quedó allí durante el tratamiento de conducto. La infección y los residuos pueden afectar rápidamente las piezas dentales contiguas.
  • Conductos radiculares estrechos o curvos: cuando el conducto radicular no tiene una forma adecuada, las limas de endodoncia no pueden llegar a la punta de la raíz. Entonces puede producirse una infección continua o una nueva infección.

¿Qué implica la apicectomía?

Antes de la cirugía, el odontólogo generalmente le recetará un antibiótico o antiinflamatorio para tratar la infección de base. Luego se tomarán radiografías panorámicas que le permitirán al odontólogo planificar la apicectomía, la cual se realizará bajo anestesia local.

El odontólogo realizará una pequeña incisión en la encía y expondrá la raíz al levantar la encía. En algunos casos, puede extirparse una pequeña porción del hueso maxilar para exponer correctamente la raíz. Se extirpará el extremo de la punta de la raíz y todo el tejido conectivo infectado mediante instrumentos ultrasónicos. La raíz se sellará con un empaste retrógrado (material de empaste) y el odontólogo aplicará varios puntos de sutura en la encía.

Esta cirugía no requiere hospitalización; el paciente recibirá instrucciones detalladas sobre el cuidado posterior y analgésicos si los necesita. Después de varios días, el odontólogo retirará los puntos y los tejidos conectivos habrán cicatrizado por completo varios meses después del procedimiento.

Si experimenta algún síntoma, tal como dolor o inflamación asociada con una pieza dental que se ha sometido a un tratamiento de conducto, comuníquese con nuestro consultorio de forma inmediata para programar una cita.

Healthy Smiles

What does your smile say about you? Let us help you radiate confidence with a healthy smile.

Testimonials

Testimonials

View More